Blefaroespasmo

El blefaroespasmo es un tipo de Distonía focal en la cual los músculos que se encargan de cerrar los párpados se contraen de manera sostenida, involuntaria y repetitiva generando dificultad para elevar los párpados.

 

Las causas que dan origen al blefaroespasmo son múltiples y variadas. Actualmente se ha encontrado un componente genético muy importante en la aparición del blefaroespasmo, sin embargo, se ha asociado también a la exposición a ciertos fármacos, a lesiones localizadas en el cerebro y a enfermedades degenerativas del sistema nervioso central.

 

 

 

 

Suele describirse como un parpadeo forzado, involuntario y frecuente. Al inicio de la enfermedad, el paciente suele presentar parpadeo recurrente, sensación de vista cansada y de “ojo seco”, síntomas que aumentan de intensidad con el estrés emocional, el cansancio y con la exposición a la luz intensa. Con el tiempo el parpadeo espasmódico se hace más frecuente y afecta a ambos párpados; dado que los síntomas no suelen presentarse durante el sueño, el paciente experimenta cada vez mayor dificultad para realizar algunas actividades cotidianas como leer, manejar e incluso caminar.

 

Con el tiempo, los músculos afectados por esta Distonía focal van aumentando como si la enfermedad se fuera expandiendo. Esto ocurre en los primeros cinco años desde el inicio del padecimiento, siendo los músculos de la mitad inferior de la cara los más afectados, aunque de manera frecuente también se ven involucrados músculos del cuello, de la masticación, de la faringe y de la laringe dificultando con ello las habilidades del habla y/o de la alimentación.

 

 

El tratamiento del blefaroespasmo es multidisciplinario y exige todo un equipo del área de la salud con experiencia en el manejo de este tipo de Distonía que incluye los servicios de Neurología, Medicina de Rehabilitación, Terapia Física y Ocupacional, Psicología y Terapia de Lenguaje en los casos en los que se vean afectados músculos faciales y del cuello que limiten el habla y la deglución.

 

Como parte del arsenal terapéutico disponible, el empleo de la Abobotulinumtoxina A (Dysport) está indicado como parte del manejo de primera línea según la Sociedad de Distonía (the Dystonia Society. Consiste en la infiltración o inyección del biológico en los músculos afectados con una frecuencia trimestral con al menos 3 ciclos de tratamiento; se trata de un procedimiento seguro y rápido en manos expertas.